domingo, 4 de octubre de 2009

Pequeña llama- llama que rema




Sobre todo creo que no todo está perdido.
Tanta lágrima, tanta lágrima y yo, soy un vaso vacío.
Oigo una voz que me llama, casi un suspiro.
Rema, rema, rema, rema, rema, rema…

Al otro lado del río (Jorge Drexler)

Muchas veces hemos tenido que navegar en ríos desconocidos,
o nos enfrentamos al mar sin saber destino…
El riesgo que se corre es inmenso, el placer cuando se logra
lo impensado es total…
Nuestra vida desde el momento que decidimos navegar en este mar- mundo
ha tomado matices que si miráramos la orilla dejada no lo hubiéramos pensado ni un instante. Pero navegando hemos encontrado manos sinceras, manos amigas, otras almas, otros remos, que hizo de nuestro esfuerzo el alivio de sentirse apoyado, querido, acompañado…
Y cuando nos sentíamos seguro, felices de estar viviendo esto, la brisa cambia, sopla otro viento nos desvía de nuestra ruta y nos entrega en nuestras manos otras almas por las que remar…
No tengo miedo a remar y aunque a veces dude y el viento voltee mi barca, estaré dispuesto a enfrentar el temporal…
Si te sientes desprotegido, toma tu remo y rememos juntos…
Hasta siempre
Tu palabra es una lámpara para mis pasos,
y una luz en mi camino.
Salmo 119; 105
Cla ADL 2009

No hay comentarios: