viernes, 16 de octubre de 2009

Pequeña llama- llamas de brazos abiertos




Juan de la Cruz -dibujo del crucificado
Muchas veces he mirado la luna, y descubrí que a través de ella su reflejo hace más hermosa la noche…
Siempre me a gustado la noche, no solo sirve para dormir, uno va descubriendo que su interior se hace mas estrecho, se conjugan los verbos mas hermosos, y los versos saben mejor…
Otros viven la noche para elucubrar otras cosas y todos tenemos las tentaciones de salirnos de nosotros mismos y caer, por que no es más fácil, pero resignarse a solo el día seria no descubrirse para si…
En la más angustiosa noche Francisco de Asís tuvo un gran encuentro con la luz.
Y una vez superada la noche, la luz es mas intensa y hermosa…
Cuando la luna alumbra solo es un reflejo, muchos de nosotros hemos querido alguna vez ser el reflejo de algo o de alguien, y no todos lo consiguen, es mas a veces parecen imposibles.
“Yo mismo iré contigo y te daré el descanso (Éxodo 33; 14)
¿Darme descanso? Tantas manos pidiendo y yo en descanso.
Aquel que es nuestro espejo y del cual somos reflejos, abre sus brazos y abraza nuestras penas de hoy, y ya ha pensado en ti mañana y pasado…
MI madre cuando yo era niño le dio alojamiento a uno que otro, y siempre abrió sus puertas a todos…
He aprendido de ella, y si bien los tiempos van cambiando hoy abrimos nuestro corazón, y gracias por todos los que abrieron su alma para recibir mis escritos.
Todos somos muy vulnerables, y también resistentes, y si fuera capaz estoy seguro que cada uno de ustedes cambiaria el dolor del que uno ama…
Piensa en el crucificado, el ya ha abierto sus brazos y nuestros dolores convierte en gozo…
Que tengan un maravilloso día, un gran fin de semana y una hermosa vida…

Hasta siempre
Tu palabra es una lámpara para mis pasos,
y una luz en mi camino.
Salmo 119; 105
Cla ADL 2009

1 comentario:

caro dijo...

que lindo dibujo y muy linda tuentrada besosssssssss de facu y mamá