domingo, 11 de octubre de 2009

Pequeña llama- llama que hermana

Señor, hazme un instrumento de tu paz:donde haya odio, ponga yo amor,donde haya ofensa, ponga yo perdón,donde haya discordia, ponga yo armonía,donde hay error, ponga yo verdad,donde haya duda, ponga yo la fe,donde haya desesperación, ponga yo esperanza,donde haya tinieblas, ponga yo la luz,donde haya tristeza, ponga yo alegría.Oh, Señor, que no me empeñe tantoen ser consolado como en consolar,en ser comprendido, como en comprender,en ser amado, como en amar;porque dando se recibe, olvidando se encuentra,perdonando se es perdonado,muriendo se resucita a la vida .
Amén.
Francisco de Asis

Siempre he tratado de dar una mano, no se si lo hago bien,
nunca se espera devolución en cada mano, cuando uno recibe una caricia de su madre al nacer, el corazón estremece, y uno se siente navegando en aguas tranquilas, seguras, capaces de enfrentar el mas grande peligro…
Cuando Lei camino por primera vez nosotros padres primerizos no le vimos dar sus primeros pasos y no porque no estuviéramos pendientes de el, sino porque nos habíamos distraído solo un momento.
Quizás uno le dio esa pequeño ratito de libertad que hizo que liberara sus ansias de volar y bueno lo demás es correr riesgos ¿no? Que no siempre son fáciles y tampoco sin dolor…
Yo hablo de mi experiencia desde aquellos días, hoy a pesar de nuestro avance social tecnológico, muchas mamas y papas, deben de luchar por algún que otro escritorio y personaje que hace que sus vidas y sus dolencias sean mas duras…
Pero sus manos se van aferrando mas a sus hijos, y eso hace del amor filial, un eterno resplandor, madre e hijo; papa e hijo; hermano- hermana…
Y el mundo les va regalando mas manos con un mismo dolor o sentimiento, que lloran sus lagrimas y la contienen en algún que otro momento de sus vidas.
Y cada uno en cierta medida ha recibido una caricia divina en su aflicción.
Mis papas del alma, luchadores, y mis pequeños valientes, que no le aflojan a la vida, que a veces se retoba y nos quiere arrebatar la alegría, cuenten con mi oración y las de mi gente por que es tanto el amor que sueltan que mi corazón esta a punto de estallar…
Mis manos para pelear juntos las primeras caricias, mis primeros pasos no son solo movilizar mis pies, movilizar el alma es más urgente…
Hasta siempre
Cla adpe 2mil9

Tu palabra es una lámpara para mis pasos,
y una luz en mi camino.
Salmo 119; 105
Cla ADL 2009

1 comentario:

cintia dijo...

hola cla , me encanta leerte , sos una persona con un gran corazon y tu oracion seguro siempre ame ayuda a seguir adelante , gracias por estar siempre junto ami , dejandome palabras hermosas q me alientan dia a dia ,son pocos los papas que me escriben y uno de lo q me roba alguna lagrima al leerte y muchas vesces una gran sonrisa , gracias por tu oracion , por tu apoyo sin pedir nada cambio solo que sea feliz , me encanta tenerte como amigo , te quiero mucho que dios te re bendiga ....