lunes, 23 de noviembre de 2009

Pequeña llama- llama interior

La llama se ha hecho para arder y ningún agua puede apagar esa llama,

Muchas veces callados atónitos, ante la lluvia hemos desprendido una lágrima de añoranzas, y muchas veces la misma llama me entrego de hecho al goce de la meditación…

¿Qué podría meditar uno ante el paisaje barrido por una garúa, por un inmenso paisaje bañado por intensas lluvias?

Muchas veces he visto las gotas correr por el vidrio, y este empañado, transpirando, dejando de ser en sustancia vidrio y tomando formas húmedas, se va pareciendo a esa llovizna aunque nunca lo será por que seguirá siendo un simple vidrio. Pero toma el contacto con el agua y por unos momentos la lleva a ser participe de su estructura y deja que traspase su molécula y hace de su ser una coparticipación de ese mismo instante de locura. Dirán que el vidrio no tiene vida, quizás pero deja que fluya un instante el agua que para otros no será un elemento indispensable y para mi lo es, y para otros lo es todo…

Por que entonces no vamos a dejar que otro participe de nuestra alegría o de nuestras tristezas, porque no dejarlos que inunden sus seres de agua y que esta no sea mas que las caricias del que nos ha tomado en cuenta mas de una vez. Cuando nos pensó, cuando nos amo, cuando nos puso a prueba y cuando mas nos amo quitándonos lo que mas queremos dejándonos sin sus húmedas caricias, y sintiéndonos solos…

La lluvia trae aquello de bendición y también de desamparo en algún lugar,

Pero una vez pensemos un poquitín, muchas veces la tormenta la provocamos nosotros y cuando estamos hasta el cuello, no sabemos para qué orilla debemos ir…

Siempre tendrás una mano cerca eso estate seguro, alguien que calme el mar, que no te deje solo, en la persona que menos pensas a veces, pero detrás de el siempre esta la lluvia, uno solo es un vidrio, no te ofrece toda la realidad pero es muy cercana.

Muchos de nuestros pequeños necesitan decifrar que es esa realidad y solo la tienen a veces a través de sus papis, de sus mamis, no es todo lo que necesitan, pero es una gota que recorre a través del vidrio, que es nuestra alma.

Para aquellas mamis y también papis que han alguna vez derramado una lagrima, solo recuerden que es un reflejo del alma, por la gran llovizna de amor de sus corazones…

Hasta Siempre

« ¡Maestro! ¿No te importa que nos ahoguemos?». Despertándose, él increpó al viento y dijo al mar: «¡Silencio! ¡Cállate!». El viento se aplacó y sobrevino una gran calma. Después les dijo: «¿Por qué tienen miedo? ¿Cómo no tienen fe?».


Marcos 4; 39- 40



Tu palabra es una lámpara para mis pasos,

y una luz en mi camino.

Salmo 119; 105

Cla ADL 2009

2 comentarios:

Fernando dijo...

Hola Claudio, te leo siempre, pero escribes tan bien que me parece que cualquier cosa que escriba lo estroperá. Un abrazo y muchas gracias por pasarte por el blog de Cristina.

Fernando.

Dubby 24 dijo...

Hola Cla!! Qué lindo escrito, es realmente desde el alma. Estoy seguro que has de ser un ser circular aunque no te acuerdes.
Gracias por tus hermosas palabras en mi blog.
Un beso.
Buena Vida