miércoles, 2 de diciembre de 2009

Pequeña llama- llama de mi corazon

Hay llamas que se niegan a arder, porque tienen miedo a que una brisa las apague…
Hay algunas que enfrentan esas ráfagas de vientos, o tormentas y no se ocultan, no temen y enfrentan hasta lo último.
Y lo ultimo que es para esa llama, la nada, el todo, y no se niegan a arder nunca…
Cada llama aparece con llamas únicas, tomando la coloración de una gran llama, superior, o no, se asemeja a veces a ella, intenta llegar a encender aun mas llamas…
Mi llama es pequeña, y solo logra alumbrar a unos cuantos, pero si lo hace posible, si es capaz de devolverle la luz y que su camino sea mas claro, entonces gracias…
Yo siempre quise ser una pequeña llama, para darle calor a quien no tenga abrigo, alumbrar los senderos oscuros, ser solo una llama, que se enciende gracias al creador de llamas…
Cuando sea necesario mi lumbre, que vaya hacia la mano del peregrino que va en búsqueda, al encuentro del destino, a abrazarse con la vida…
Y cuando se apague, otra llama vendrá a darme su alma, su fuego, y me volverá a la vida…
Cuando uno enciende una lámpara, no la esconde ni la cubre, sino que la pone sobre el candelero, para que los que entran vean la claridad.
                 Lucas 11; 33
¿Cual es mi lámpara, cual mi llama? Para muchos de nosotros no ha sido un año fácil, nos enfrento a nuevos desafíos, nos modifico nuestra tranquilidad, nos quitaron algo de amor, nos pusieron a prueba…
Pero aun así, la llama se abrió entre la penumbra, con las pequeñas cosas de cada día, una vez un caracol, otra una palabra, un nuevo día…
Ustedes no saben lo bien que me hacen sus llamas, y cada dia deseo mas que me alumbren. Yo he sido un ciego muchas veces, y muchas de sus manos me condujeron a un lugar seguro, el de sus corazones…
A todos gracias

Tu palabra es una lámpara para mis pasos,
y una luz en mi camino.
Salmo 119; 105

                                               Cla ADL 2009

2 comentarios:

Cristina dijo...

Muy bonito...e intenso.
Un abrazo y un beso.

Fernando dijo...

Hola Claudio, aunque estés en Argentina también puedes tener suerte en la lotería. Comparto contigo esta posibilidad.
Como siempre me ha gustado mucho tu entrada.
Supongo que todos tenemos una llama interior, que se ve desde el exterior más o menos según nos atrevamos a mostrarla.
Un abrazo. Fernando.