viernes, 6 de diciembre de 2013

Receta para la felicidad 3


Delibery para las tormentas

 

Para ser feliz solo debes entender
que eres parte del dolor
Y cuando despertamos tristes
solo debes entender
que el remedio es el amor.

                                (Felicidades-Cuentos Borgeanos)

 

En diez segundos se puede destruir toda una vida, diez segundos de una tormenta puede hasta volar tus ilusiones, estar firme en esos segundos será muy importante, casi es como el movimiento envolvente de los antiguos guisados, casi entrados en desuso, porque la gran hiperactividad de esta sociedad, hace que pongamos menos tiempo y reparos en la preparación diaria de una cena o almuerzo, se cambia ese rito y abundan los llamados  “DELIVERY”. Dando opciones insospechadas, así que vamos desde las pizzas hasta vaya a saber que encontramos.

Y así, se pierde el ritual, la magia de recordar y convocar a la memoria como lo hacia mama, como lo cocinaba papa, como lo hacían…

Este ingrediente importante de nuestra receta en la paciencia, detenerse, observar, solo se entra a conocer cuando se observa, y hoy muchos juzgan antes de ver. Se pueden tardar años y años y el viento ira peinando la montaña, aun más si el río acaricia las piedras y va tallando su forma.

El viento tiene eso tarda años en darle forma a una sierra, a una montaña, pero en solo diez segundos puede destruir hasta tus ilusiones, quizás cuando estemos en el ojo de la tormenta recordemos estar fuertes esos segundos, y estemos dispuestos a recibir una respuesta distinta a la queremos escuchar, todo es aprendizaje.

La felicidad solo se consigue con pequeñas dosis de paciencia, y dejando entrever por la hendija del alma, que uno no es un delivery de amor, sino que quiere dedicarse tiempo completo…