lunes, 9 de diciembre de 2013

Receta para la felicidad 4


PEQUENOS SABORES

 

Mi felicidad consiste en que sé apreciar lo que tengo  

y no deseo con exceso lo que no tengo.

                                      León Tolstoi Escritor ruso (1828-1910)

 

¿En que consiste mi felicidad? No es solamente ser conformistas, sino aun seguir buscando para alcanzar más objetivos, o en cada caso, otros ingredientes.

Cuando era chico deseaba salir corriendo de la escuela para, luego de comer claro, ir a jugar al futbol, no teníamos ni botines de jugadores, ni camisetas de clubes, éramos una banda de distintos colores de camisetas, pero así y todo armábamos dos equipos y sabíamos quienes eran nuestros compañeros.

No había árbitros, si bien había discusiones en ocasiones, solíamos resolver las jugadas discutidas quienes disputaban la pelota, éramos leales y se respetaba lo acordado.

Nuestros campos de juego variaban según la ocasión, pasto, arena, cemento, asfalto. Depende donde nos encontráramos, no había necesidad, pero llegábamos a jugar por la gaseosa, y si bien alguno era el ganador, todos compartíamos la botella, que loco, todos tomar de la misma botella, y aun así sobrevivir. Lo que pasa es que ese ritual nos unía aun mas, nos acercaba al otro, sabíamos que le pasaba, nadie miraba quien tenia la zapatilla mas cara o la camiseta ultima que sacaron, eso no era importante, y si alguna vez alguien traía una pelota nueva, era festejar con los amigos o los chicos del barrio para estrenarla y era compartida esa misma felicidad.

Nadie era excluido, todos entraban a jugar el partido o se armaba otro equipo y el ganador seguía y jugaba con ese. No sabíamos de posiciones pero sabíamos quien ocupaba este o aquel lugar, y hacíamos lujos que se llaman, tacos, chilenas, paredes, etc. y nadie se enojaba y pegaba por ello salvo en alguna rara ocasión y entonces se solucionaba persuadiendo para no lastimarnos, todo era como la palabra lo indica “amistoso”.

Fuimos creciendo y perdimos esa perspectiva, y recuperarla cuesta horrores, la lealtad, el goce de disfrutar con los amigos el nuevo balón, y saber a quien dar el pase entre decenas de camisetas multicolores, eso es parte de saber como sazonar mi cocción, y parte de mi porción de felicidad…

1 comentario:

Fernando . dijo...

Hola Claudio, qué bueno volver a leerte, eso sí que es una alegría. Un abrazo. Fernando