martes, 4 de mayo de 2010

HISTORIAS DESDE EL VIENTRE

Alguna vez hemos caminado por la orilla de algo, quizás del mar del río, por la ladera de alguna montaña, ese espacio que parece ínfimo entre el precipicio y nuestra vida puede ser infinito, pero cuando uno camina por alguna orilla es porque sabe que hay algún declive al cual hay que estar atentos…

Cuando nacemos estamos a la orilla del mundo y ojo no estamos a la orilla de la vida, eso mismo se dio en la misma concepción o eso es lo que yo creo, estar en esa orilla y no conocer el otro lado parece perjudicarnos , pero de todo esto solo sabemos ese abrigo protector y aun perturbador del calor materno…
El calor protector de ese seno materno que nos mueve de nuestra comodidad…
¿Perturbador porque? Porque insiste en que nos veamos lo mas pronto posible, que no tengamos nada, ninguna parte nos falte, como decían las abuelas, “mientras sea sanito”…
Algo que no entendí desde ese mi lugar. ¿Quieren verme y ponen condiciones? Sin embargo muchas veces a través de los años de recorrer orillas difíciles oscuras y luminosas, descubrí que yo también pongo mis condiciones también hoy, y que si alguna vez me hicieron dudar de alguna cosa como justa o no sobre mi, no me he medido a mi mismo sobre esa vara que he aplicado con otros…
Quizás no he saltado todavía o quizás el temor de estar en la orilla es que no he levantado la vista para saber si hay otra orilla , otra opción, y si algún ser mas camina junto a mi…
Será cuestión de levantar la vista o arriesgarme a los llamados de mi madre desde el otro lado y decirle: ¡aquí estoy!
                               CLA AHÍ 20DIEZ
                                                     …yo los llamo amigos… Juan 15; 15

                   Recemos por benjamin un pequeñito que esta internado y necesita de nuestra oracion...
                                    A todos gracias y felicidades a Cintia y Jere...

1 comentario:

Dubby 24 dijo...

Seguramente hay muchos que transitan este camino, pero tenemos miedo de no encontrar seres iguales a nosotros.
Gracias Clau por tus palabras en mi blog, sos una de los humanos que me hacen seguir creyendo que este planeta vale la pena seguir transitándolor porque encontrás gente que ni siquiera conocés y te llenan el corazón de amor.
Simplemente GRACIAS!!! así con mayúsculas porque vos te lo merecés.
Un abrazo.