miércoles, 11 de diciembre de 2013

Receta para la felicidad 5


                          DECISIONES

 

La felicidad es como una puerta que se abre hacia dentro y para abrirla hay que dar humildemente un paso atrás.

                                     Sören Kierkegaard

 

En ocasiones cada receta tiene ingredientes exactos sobre sus componentes, pero puede surgir por el apuro cotidiano, o por una simple torpeza, que la cocción sufra alguna alteración. Y a medida que una descubre el error, debe corregirlo, y no siempre queda bien, pero no hay que dejar de intentarlo.

Cada moviendo responde a una cierta mística que viene incorporado genéticamente. Ustedes dirán, que un moviendo o no, no puede alterar la cocción, no puede ser distinta una de otra, si se usan los mismos ingredientes, pero por mas loco que parezca, todo nuestro estado transmite a la cocción parte de nosotros y si a esto le sumo, que si un moviendo es mejor de esta forma porque así lo hacia mi abuela, le pondrá un condimento extra que hará que su sabor nos traiga a la memoria alguna tarde o noche de felicidad, esa vinculación con el ser que se ama y no esta tan cercano, influirá de tal forma, que hará brillar aun mas nuestra cocción. prueben amasar sino, con distintos estados de ánimo y verán, uno trasmite el presente, y si uno esta triste nuestra cocción, puede saber alterada.
A medida que uno construye la felicidad, sabe que ira dando pasos hacia delante, hacia los costados, o retroceder, y al levantar la tapa de esa gran cacerola de la vida, las decisiones juegan un papel importantísimo, y si bien, no todas las decisiones serán acertadas, no se debe tener miedo de tomarlas, y de arriesgarlo todo cuando se esta decidido, el precio de la felicidad puede llegar a costos dolorosos, y aun así el sabor solo será alterado, sino pusimos todo lo que teníamos que poner… Un abrazo